Publicado en Sin categoría

Resumen “Breve historia de la lengua española” Capítulo 1

CAPÍTULO 1: El cambio lingüístico

La inexorabilidad del cambio lingüístico

Las lenguas humanas están sometidas a un proceso implacable de modificación. La reacción típica a los cambios lingüísticos es negativa, pues es frecuente equiparar cambio y degradación. Sin embargo, esta visión del cambio lingüístico es falsa, porque un proceso de degradación constante llevaría a un colapso lingüístico total y las lenguas perderían su capacidad de comunicar.

Los cambios en marcha

La sociolingüística ha permitido observar directamente el proceso por el que los cambios se introducen y terminan generalizándose, es decir, los cambios en marcha. Algunos de estos cambios son:

  • Cambios léxicos o de vocabulario: Palabras como fax, píxel, escáner, genoma, lifting y puenting.
  • Cambios semánticos: El uso de retirar por jubilar, o atender por asistir, ambos debidos probablemente a la influencia del inglés.
  • Cambios fonéticos: Cambios en los sonidos lingüísticos..
  • Cambios morfosintácticos: Cambios que tienen que ver con la sintaxis y la morfología.

El cambio lingüístico observado a través de los testimonios escritos

En el siglo XIX se introdujo la técnica electroacústica para la grabación de sonido, pero antes de eso, la única forma de estudiar las etapas primitivas de una lengua fue a través de los testimonios escritos. Sin embargo, estos presentan los siguientes límites:

  • Los testimonios escritos siempre reflejan inevitablemente, el registro más formal de la lengua, quedando ocultas las formas de hablar coloquiales de aquellos tiempos.       
  • La ortografía de las palabras no siempre refleja fielmente la pronunciación.

Para estudiar el español se suele comenzar por la etapa del latín, por ser la primera fase bien documentada de la lengua. En un momento, el latín sufre una división por la cual la lengua escrita se aleja cada vez más de la lengua hablada, hasta llegar a ser mutuamente incomprensibles siglos más tarde. Como el español es el resultado de la modalidad hablada del latín, y como hasta el final del primer milenio dC no se intenta escribir en vernáculo, carecemos de indicios directos de las etapas por las que pasa en su evolución durante ese tiempo. Sólo a partir del siglo XIII se producen documentos en vernáculo con frecuencia suficiente para darnos una idea de los muchos cambios que tienen lugar durante ese período. Si bien es cierto que se conoce bastante bien la fase actual del español, es necesario llevar a cabo una reconstrucción de todas las etapas lingüísticas intermedias a base de información parcial y ambigua.  

La historia del español es un laboratorio para la  lingüística histórica, ciencia cuyo fin es el de descubrir los principios que rigen el cambio lingüístico. Es posible, mediante los textos escritos ver el efecto cumulativo de siglos, incluso de milenios de cambios lingüísticos reflejados en textos antiguos. La comparación entre épocas, es interesante cuando se trata de varias versiones del mismo texto

Las categorías del cambio lingüístico

Los cambios lingüísticos pueden clasificarse según el componente lingüístico afectado en las siguientes categorías:

  • Cambio fonético: Cambios en los sonidos de las palabras. Ejemplo: en algunos dialectos del español actual se despalataliza [tf] aproximándose a [ts]: chico se pronuncia [tsíco].
  • Cambio fonémico: Cambios en los fonemas (unidad distintiva mínima). Ejemplo: en algunos dialectos del español actual halla y haya se hacen homófonas
  • Cambio morfológico: Cambios en la forma de las palabras, incluyendo la flexión y la formación de palabras. Ejemplo: *cedon se ve sustituida por ceden debido al influjo de formas verbales como deben.
  • Cambio sintáctico: Cambios en las relaciones existentes entre los elementos de la frase. Ejemplo: miráronse cambia a se miraron (español moderno).
  • Cambio semántico: Cambios en los significados de los signos lingüísticos. Ejemplo: falda “prenda de vestir” añade la acepción “parte baja de una montaña”
  • Cambio léxico: Cambios en las palabras de un idioma, introducción de nuevas palabras. Ejemplo: se pierde la antigua conjunción ca en favor de porque.

Por lo general, los cambios de cada categoría son de carácter único y responden a principios muy diferentes. Sin embargo, en algunos casos, un cambio en una categoría puede traer consigo cambios de otras categorías. Por ejemplo, en latín se emplean desinencias para señalar las funciones de los sustantivos dentro de la oración, es decir, para indicar funciones como sujeto, complemento verbal (por ej. objeto directo), etc. Es posible que la decadencia de este sistema de desinencias haya sido la causa de un ajuste sintáctico por el cual se comienza a señalar dichas funciones mediante un uso más frecuente de preposiciones y un orden de palabras más fijo.   

Las causas del cambio lingüístico

Se han ofrecido varias respuestas a la pregunta de por qué cambian las lenguas. Algunas de ellas son:

  • Interferencia de otra lengua: Durante la primera mitad del siglo XX, se solía buscar una explicación externa, como la interferencia de otra lengua mediante hablantes bilingües que confundirían ambas lenguas, transfiriendo rasgos lingüísticos de una a otra. Esta explicación tiene lógica en situaciones de desplazamiento lingüístico donde una lengua sustituye a otra completamente. Sin embargo, no es válida en situaciones donde el bilingüismo es menos intenso, ya que es improbable que los hablantes monolingües de una lengua se dejen influir por tales bilingües, cuya extraña forma de hablar difícilmente se tomaría como prestigiosa o digna de imitación. 
  • Principio del menor esfuerzo: Según esta teoría, la tendencia entre los hablantes de una lengua a esforzarse lo menos posible para expresarse conllevaría un proceso de degradación inexorable. Sin embargo, esta tendencia se ve refrenada por el deseo de hacer llegar el contenido de los enunciados con la claridad necesaria para evitar malentendidos o repeticiones. El producto final de una degradación incontrolada del habla sería el desmoronamiento del poder comunicativo de la lengua.
  • Aprendizaje imperfecto de la lengua: Se basa en la idea que los niños tienen que desarrollar su competencia lingüística a partir de datos incompletos (porque ningún niño oye todas las posibles oraciones de una lengua) e imperfectos (porque gran parte de los enunciados lingüísticos divergen de lo normal, sea por lapsus, ignorancia, cansancio del hablante u otras causas). Si bien esta explicación podría ser válida para un niño de un idiolecto determinado, sería difícil de explicar cómo podría generar cambios en la lengua hablada por la comunidad, porque cada niño oye diferentes oraciones y diferentes divergencias. Lo lógico sería que las lagunas lingüísticas individuales se cancelasen unas a otras en al comunidad lingüística
  • La variabilidad inherente a la lengua: Se teoriza que la acumulación azarosa de una variante dada podría resultar en un cambio generalizado. Por ejemplo, si una variante poco palatalizada de la consonante [tf] arbitrariamente se impone sobre la variante más palatalizada, la nueva articulación [ts] podría establecerse como la normal, resultando un cambio generalizado. Sin embargo, esta teoría no identifica el factor que inicia o condiciona la selección de la variante menos palatalizada. Lo normal sería que las variantes poco palatalizadas se viesen canceladas por las muy palatalizadas.   

El mecanismo del cambio lingüístico

Debido a que el cambio lingüístico se realiza a través de un mecanismo social, son los sociolingüistas quienes más han contribuido al entendimiento de este fenómeno. Los estudios de Labov demuestran que el cambio lingüístico sí es susceptible a la observación sincrónica, en un contexto que él llama “tiempo aparente”. Mediante el análisis estadístico, compara sistemáticamente la forma de hablar de los miembros más ancianos de una comunidad lingüística con la de los adultos jóvenes e interpreta las diferencias lingüísticas entre los dos grupos como representativas de medio siglo de cambio lingüístico. Este planteamiento implica la suposición de que la forma de hablar de una persona no cambia sustancialmente después de llegar a la madurez.

Los principios fundamentales del mecanismo del cambio lingüístico descubiertos por labov son los siguientes:

  • HETEROGENEIDAD: Para Labov la heterogeneidad es un aspecto esencial del lenguaje, entendida como la variación inherente al uso cotidiano de todas las modalidades de la lengua dentro de una comunidad lingüística determinada. Esta continua variación se manifiesta en variantes que ofrecen la posibilidad de ser manipuladas por los hablantes de la comunidad, diciendo, por ejemplo, hablastes por hablaste, habían pocos por había pocos, etc.
  • MARCA SOCIAL: Según Labov, el cambio inicia cuando un grupo social considera amenazada su identidad dentro de la comunidad y utiliza la variante lingüística como manera de indicar quienes comparten los valores y creencias del grupo y quienes no. Una vez adoptada por los miembros más prestigiosos del grupo, la variante se propaga rápidamente al resto del grupo. De esta manera, el grupo emplea una distinción lingüística para enfatizar la distinción social. A veces un cambio de este tipo logra generalizarse por toda la comunidad, pero otras veces la comunidad rechaza el cambio. El factor decisivo es el prestigio, pero ahora dentro de la comunidad, en vez de dentro del grupo. Si el cambio se origina en un grupo de alto prestigio es más probable que sea aceptado.
  • PROPAGACIÓN GRADUAL: El cambio lingüístico se propaga gradualmente, tanto por el léxico como por la sociedad. En el caso de los cambios fonológicos y morfológicos, la novedad afecta primero a un grupo selecto de palabras y se propaga luego paulatinamente por el resto del léxico. Estos tipos de cambio, al igual que los sintácticos y semánticos, se extienden también socialmente a medida que son aceptados por más grupos sociales.  

En definitiva, quizá sea acertado decir que la causa del cambio lingüístico somos nosotros. El lenguaje humano representa un estado de equilibrio entre fuerzas conservadoras (Real academia española, instituciones educativas, etc.), necesarias para que el lenguaje funcione como instrumento de comunicación, y fuerzas innovadoras opuestas (nuevas generaciones, movimientos sociales como el feminismo, etc.), gracias a las cuales el lenguaje es capaz de satisfacer nuestro deseo de mostrar, a través de nuestra forma de hablar, quiénes somos y a qué grupo pertenecemos.  

Sociolingüística: Los sociolingüistas han descubierto que el lenguaje varía según criterios sociales. Han observado que la manera de expresarse de las personas dentro de una comunidad depende de variables sociales como sexo, edad, nivel socioeconómico, nivel de educación, etnia, e incluso contexto o situación.

Resumen del primer capítulo del libro “Historia de la lengua española” de David A. Pharies.

Autor:

Licenciada en publicidad. Futura profe de lengua y literatura.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s