Publicado en educación

RESUMEN: Historia y política de la educación Argentina (PARTE 1)

Primer escuela bonaerense → En el año 1773, en Luján, nace la escuela N°1 José Manuel Estrada, la primera escuela pública de la provincia de Buenos Aires. La escuela estaba a cargo del cabildo ya que en ese tiempo era organismo municipal encargado de la instrucción elemental. En principio era solo de varones y tenía 17 alumnos, hasta que en 1914 se convirtió en Escuela Superior Mixta cuando se sumaron las nenas que iban a la N°2. Según el investigador Miguel Ravignani en 1810 el virrey Cisneros reafirmó la obligatoriedad escolar y dispuso que los jóvenes que no recibieran instrucción “serían destinados al servicio de las armas al cumplir los 16 años”. La enseñanza comprendía lectura, escritura y cuentas principios de ortografía, y buena formación de letras. El Cabildo debía realizar visitas a la escuela con el objeto de controlar el fiel cumplimiento de las directivas que había dado el virrey Cisneros. Desde 1821 se dispuso la suspensión del Cabildo y la escuela adoptó el sistema “lancasteriano”, que dividía a los alumnos en varios grupos, a cargo de los más avanzados. En 1825 los alumnos sumaban 112, todo un logro para aquella época.    

Manuel Belgrano → Fue uno de los mayores impulsores de la educación en nuestro país. Cuando el 15 de julio de 1796 leyó ante el Consulado de la Ciudad de Buenos Aires su Memoria sobre los medios generales para el fomento de la agricultura, la industria y el comercio, inauguró el debate educacional en términos modernos en nuestro país. Propuso la creación de una Escuela de Agricultura, porque pensaba que la educación era el método más eficaz para formar a los agricultores, aquellos que harían progresar al país a través de las riquezas que obtendrían de nuestro suelo. La agricultura sería el pilar fundamental pero no el único, también tenía pensada la creación de otras escuelas especializadas en el comercio y la industria. 

Sarmiento vs. Alberdi → Cuando aún se debatía sobre el modelo de país que era preciso adoptar, fueron Alberdi y Sarmiento los exponentes que representaron dos miradas divergentes sobre la educación. Alberdi, consideraba que la educación no era eficaz para instruir al ciudadano. Para él, otras influencias sociales que intervenían en la formación del individuo como la inmigración masiva, la legislación, los ferrocarriles, el sistema constitucional y el gobierno representativo, tenían un poder mucho mayor que las escuelas para transformar los hábitos y costumbres de los nativos. Reclamaba una educación formadora de técnicos y científicos y proponía multiplicar las escuelas de comercio y de la industria. Pertenecía a una tradición utilitaria y pragmática. El modelo de Alberdi era el de una educación en relación directa con las necesidades de una economía desarrollada basada en el comercio de materias primas y en la creación de industrias locales. Para ponerlo en marcha requería de la presencia del inmigrante europeo, quien cumplía un doble papel: solucionaba la carencia de personal nativo preparado para esas tareas y ayudaba a la transformación de los hábitos y costumbres del nativo (a través del simple contagio) haciendo de éste un hombre integrado en la nueva sociedad. Sarmiento, por su parte, pensaba que la educación era el factor prioritario en el proceso de cambio y modernización, era un representante del optimismo pedagógico típico de la modernidad. Al igual que Alberdi también consideró a la educación desde el punto vista de la economía política y tendió hacia una enseñanza utilitaria, racional y científica. Para él la educación tenía dos funciones principales, por un lado, la preparación de mano de obra calificada para aumentar la producción y por el otro, contribuir a la estabilidad política. En cuanto a la primera función, creía que los americanos era incapaces para el trabajo industrial, por ello intensificó la educación desde una perspectiva utilitarista y suplió la deficiencia de la población nativa con la atracción de inmigrantes. Pero a diferencia de Alberdi, para Sarmiento la enseñanza no debía orientarse únicamente hacia la industria, sino que promovió una enseñanza concentrada en la agronomía y en la minería. En cuanto a la segunda función planteada a la educación, creía que el valor político de la educación formal era el de socializar a las nuevas generaciones dentro de los valores dominantes, dado que allí estaría la solución del problema de las luchas internas y de la tendencia del gaucho nativo a la disolución social.  

Constitución Nacional → Recién en 1853, cuando se firmó la constitución nacional, se instituye que la educación primaria gratuita es responsabilidad de los gobiernos de cada provincia. 

Art.5: Obligación de las provincias a atender la educación primaria. 

Art.14: Derecho de los habitantes a enseñar y aprender. 

Art.67 inc.16: Atribución del congreso de organizar la educación.  

Primera escuela mixta → En 1859, en la Escuela Normal Mixta N°1, la primera que reuniría alumnos de ambos sexos, Sarmiento designa como directora a la escritora, periodista y maestra Juana Manso, convirtiéndola en la primer mujer en ejercer ese cargo. Sarmiento encuentra que Juana Manso puede ser un recurso para llevar adelante las reformas educativas que quiere aplicar sobre todo después de su viaje a Estados Unidos, y promover la educación de mujeres, en ese momento a cargo exclusivamente de la Sociedad de Beneficencia. Durante seis años y dos meses la dirige, desarrollando planes y programas con materiales novedosos, implementa  recreos, educación física, música, enseñanza de idioma y eliminación de castigos físicos. Además colabora en los Anales de Educación Común, revista creada por Sarmiento un año antes, donde postula sus ideas pedagógicas renovadoras.

Creación de las escuelas normales → En 1868 Sarmiento llega a la presidencia y uno de sus principales logros fue fundar las primeras escuelas normales de formación de maestras. El 1 de Octubre de 1869 el congreso dictó la ley que autorizaba al poder ejecutivo a implementar la creación de escuelas normales para formar a los futuros maestros argentinos. La primera escuela normal se fundó en la ciudad de Paraná en 1871. Para ello trajo de Estados Unidos, un grupo de 61 maestras que se encargarían de la trascendental tarea de formar a los futuros maestros del país. 

Autor:

Licenciada en publicidad. Futura profe de lengua y literatura.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s