Publicado en gramática

Resumen: Vocabulario español (Varela Ortega)

Voces patrimoniales o populares → son palabras heredadas oralmente del latín vulgar. El vocabulario español está constituido en su mayor parte por estas palabras. Dentro de estas hay que incluir:

  • Semicultismos → palabras que no han seguido el curso evolutivo tradicional y se encuentran más cercanas al modelo latino originario.   
  • Cultismos o latinismos → palabras latinas que el español ha incorporado a su léxico a través de la escritura. Han servido para enriquecer el vocabulario culto, las lenguas de especialidad y los tecnicismos.

Helenismos → palabras de origen griego que aún hoy sirven de base para la creación del vocabulario técnico y científico.   

Préstamos de otras lenguas → el español también ha incluido en su léxico préstamos de otras lenguas. Según la lengua de la que proceden estos préstamos hablamos de anglicismos, arabismos, galicismos, germanismos, italianismos, catalanismos o voces amerindias. Hay básicamente tres tipos de préstamos:

  • Se toma la palabra sin ningún tipo de adaptación, son los denominados “extranjerismos”. Ej: reality show. 
  • Se adapta la nueva palabra a la fonética y, en algunos casos, también a la morfología y a la grafía españolas. Ejemplo: hamburguer > esp. hamburguesa.
  • Se traduce el concepto más o menos literalmente, designándolo con una formación netamente española, es el denominado “calco semántico”. Ejemplo: hot dog > perrito caliente. Otro tipo de préstamo semántico es aquel por el que una palabra española, próxima en su forma a la inglesa, incorpora, por imitación, un nuevo significado.

La formación de palabras  

La lengua se vale de procesos morfológicos para la formación de palabras, el resultado de estos procesos son: 

Palabras complejas → se forman a través de dos tipos de procesos: 

  • Derivación → las palabras se forman mediante afijos (prefijos y sufijos). Ejemplos:  
  • Composición → las palabras se forman por la combinación de dos palabras. Ejemplo: altavoz (formada por el adjetivo alta y el sustantivo voz).

Neologismos → También se forman nuevas palabras mediante recursos semánticos, estos son: 

  • Metáfora → se basan en la semejanza por asociación. Por ejemplo, cuando se usa el nombre de una parte del cuerpo para designar un objeto inanimado (bocacalle, boca de riego). 
  • Metonimia → asociación entre nombres de objetos que tienen alguna relación de proximidad. Por ejemplo, cuando aplicamos el nombre de un lugar a un producto típico de él (Jeréz > un jerez), o un acontecimiento señalado que ha tenido lugar ahí (Belén > el belén). 
  • Elipsis → se caracteriza por la elisión del nombre dentro de un sintagma formado por nombre + adjetivo y la transferencia del significado completo al adjetivo. Por ejemplo prismáticos en vez de anteojos prismáticos y anticongelante en vez de líquido anticongelante.  

Terminología → son formaciones de laboratorio, aquellas que nutren fundamentalmente el léxico especializado. Para  la formación de términos nuevos se recurre preferentemente a los formantes cultos de origen griego (biología, geografía, hepatitis) o latino (horticultura, carnívoro, mamífero). A veces la terminología también se adopta palabras de la lengua general y las dota de un nuevo significado (balanza comercial, bucle).

Autor:

Licenciada en publicidad. Futura profe de lengua y literatura.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s